Amigos con derechos

Por Marcela, el 02/06/2016

Amigos con derechos

Con el ritmo al que vivimos, es difícil mantener relaciones sentimentales estables. Exigen tiempo y dedicación. Generalmente todo esfuerzo por compartir con tu pareja es posible sólo si ya has terminado tu jornada laboral. Cuando estás agotado y con muy poco tiempo. Tu relación básicamente está en un segundo plano. La mayoría prefiere tener parejas informales. Personas que no te exijan dar nada, con las que tienes encuentros sexuales cuando lo deseas sin necesidad de comprometerte más allá.

Algunos optan por hacerlo con personas ya conocidas: amigos. Tienes la ventaja de que los conoces y te conocen, hay confianza de por medio y ambos saben de qué se trata. Amigos con derechos.

Con la reglas claras desde el principio, es fácil tener una relación de este tipo. Pero es difícil mantenerla bajo las mismas reglas durante mucho tiempo. Sentimientos de por medio y el hecho de que en cierto modo son libres de conocer a otras personas, son motivos suficientes para que la vida útil de un amigo con derechos, sea muy corta.


El problema no es que se acabe, es que quieras convertir todas tus relaciones en lo mismo. Lo que quiere decir que no quieres comprometerte con nadie, ni contigo mismo. Y es allí cuando empiezas una vida sentimental bastante inestable y perjudicial para tu tranquilidad. A menos de que ese sea tu estilo de vida y lo que quieres, te verás envuelto en una relación tras otra, y olvidarás por completo qué es eso de la estabilidad.

Llegarás a un punto en el que necesitarás que alguien se quede, y es cuando tendrás que hacer tu mayor esfuerzo. Cuando sientas que es momento de formalizar una relación, no dejes ir a esa persona de tu vida, encuentra la forma de que las cosas funcionen,  y trata de que el tiempo que tienes para dedicarle, no sea un factor en contra.

 

 

 

Imagen: Ingimage