¿Quieres jugar conmigo?

Por Pilar, el 29/09/2019

¿Quieres jugar conmigo?

El bullying me ha resultado siempre desconcertante. Las peleas más o menos encendidas entre niños eran normales en la infancia. En la mía, que fue ya hace tiempo. Lo que no termino de entender es porqué alguien, niño o adolescente, es capaz y disfruta haciendo la vida imposible a otra persona. Con estilo mafioso, con organización y saña. Disfrutando con cada insulto y golpe, acechando a su presa, cebándose cuanto más huelen su miedo. Y que la reacción del entorno sea tibia, tolerante, que casi apoye al agresor es sencillamente demencial. Por mucho que entienda que, obviamente, esa persona o personas también tienen algún problema que les hace ser así. No es manera de solucionarlo.

Por eso es reconfortante ver una imagen como esta. Porque esta personita se ha dado cuenta de que pasan cosas, que no es normal que un niño esté solo, y que es tan fácil como ofrecer un espacio, el Banco de la Amistad. Sin condiciones, solo un ¿quieres ser mi amigo? Es sencillamente maravilloso.

Un chaval que padece bullying en la escuela queda marcado para siempre. Necesitará ayuda, para no volverse un ser insensible y duro, que nunca perdone que se hiciera algo así. O alguien a quien le asuste el mundo y se esconda de todo porque tiene el miedo metido en los huesos.

Y los signos de que alguien está siendo acosado física o psicológicamente son evidentes. Tanto que algunos niños como el que ha hecho el dibujo, saben que tiene solución. Fácil y sencilla, un espacio para quedar y un tiempo para compartir.

Lo saben ellos y lo saben los demás, padres, profesores. Además de tolerancia cero ante cualquier conato de  humillación, habría que implantar conductas proactivas, que no permitan que los niños se queden aislados en su soledad. Y que esa soledad se convierta en amargura, tristeza y en algunos casos acabe con una autoestima tan por los suelos, que el chaval prefiera quitarse la vida. Es una idea genial, yo le pondría un diez. Hagamos bancos de amistad. Andaré por el mío por si alguien lo necesita. Que se siente y me espere que iré enseguida.

Imagen: encontrada en Facebook