Vivir con menos es más

Por Pilar, el 22/01/2020

Vivir con menos es más

Si tuvieras solo una maleta en la que meter tus pertenencias, ¿qué te llevarías? la respuesta es lo necesario, lo que es preciso de verdad. Pues el minimalismo te propone vivir así, de manera permanente, en todos los ámbitos, que te limites a tener solo aquello que es preciso de verdad, en las cosas y en las personas también...

Y, ¿cómo saber qué cosas no necesitas para deshacerte de ellas? Es fácil. Piensa en todo lo que de forma natural no utilizas. Si es ropa, aquella que no te cabe, se ha pasado de moda o nunca piensas en ponértela, es prescindible. En todo lo demás, algo parecido, complementos, zapatos. En otras puedes tener un conflicto. Bueno pues te paras a pensar, si nunca gastas aquel maquillaje que compraste ni se sabe porqué, si tienes suficiente con un edredón o con dos juegos de sábanas, o te planteas para qué quieres tener cuatro manteles muy parecidos... estás acumulando trastos. ¿A que alguna vez te lo has planteado?

Si, además, resulta que no eres una persona muy ordenada, tener solo lo necesario te ayudará a mantener el orden, cuando tienes solo lo imprescindible es sencillo. Desde luego ganarás tiempo, porque encontrar algo en un cajón con diez cosas no es lo mismo que rebuscar entre un revoltijo.

Para conseguir quedarte solo con lo necesario, tienes que pararte a pensar un poco. Y estar dispuesto a deshacerte de lo que no vas a utilizar, que también precisa de cierta dosis de desapego. No se trata de tirar todo lo que tienes en el armario en plan compulsivo, se trata de no acumular cosas innecesarias. Porque además, cuando tienes muchas cosas, se les da poco valor, además de que lo que no se gasta se estropea. Más de una vez habrás tirado algo que guardabas durante años, cuando apenas le has dado uso. Encima de ocupar un lugar, de gastar un dinero, al final lo has tenido que tirar de puro viejo. ¿Te suena verdad?

El minimalismo también se aplica a las personas, a la tecnología y a la información. Tener varios soportes que podrías reducir a uno solo ayuda a no acumular innecesariamente. En cuanto a la información, ¿no has notado el ansia que produce querer saberlo todo, consultar varios medios, redes sociales para no perderte nada de lo que ha ocurrido en el mundo? Al final eso no genera más que ruido alrededor y resta tiempo para otras actividades más gratificantes. 

Con el tema de las personas no es cuestión de deshacerse de la gente que nos rodea, aunque alguno si pudiera lo haría... Es simplemente ser capaz de entender qué necesitas, quién te apetece en tu vida. Quieres a tus amigos, te gusta su compañía, pero a veces te agobia el plan de todos los jueves sí o sí. Pues cambia ese plan, o anula y haz otra cosa. Estar a todas horas con la gente que quieres no te hará quererla ni más ni menos. Los amigos son muy importantes, pero algunos se van quedando atrás, sin que haya tenido que ocurrir nada. Siguen siendo parte de nuestra vida, pero de otra forma. Sin culpabilidades. igual que tampoco es necesario tene cientos de contactos en redes sociales, a los que no podremos de ninguna manera atender. 

Así es que llámalo como más te guste, pero ponte a la tarea. Si no estás preparado para acometerla a lo grande, empieza por arreglar solo un cajón y deshacerte de lo que no utilices. La frugalidad te dará más espacio y más libertad, que no es poca cosa. Además de darle valor a lo necesario y a disfrutar de lo que es esencial. 

Foto de bach hanzo en Pexels