¿Qué cualidades nos gustan de otras personas?

Por Pilar, el 02/12/2020

¿Qué cualidades nos gustan de otras personas?

Hay personas o rasgos de su caracter que nos encantan. Incluso cuando alguno podría rozar la categoría de defecto. Esos despistes que llenan de anécdotas las citas con los amigos, esa torpeza de fulanito que no pasa un día sin romper algo... A cada uno nos llaman la atención cosas distintas. Pero, ¿se podrían elegir unas cuantas cualidades que nos encanten de los demás? Es imposible coincidir en qué cualidades son, pero más o menos, entraría alguna de esta lista:

Nos gusta la gente que es generosa con su tiempo, las amistades o familiares que siempre están dispuestos a echar una mano, a acompañarte, a hacer un favor. Son personas que siempre hacen la vida un poco mejor, más bonita.

En general, la alegría es una cualidad que buscamos en otros. Las personas alegres, optimistas, que ven siempre el lado bueno de la vida, transmiten energía positiva que, aunque no mejora las cosas, las hace un poco menos difíciles.

Las personas que cultivan la constancia, que son capaces de conseguir cosas interesantes a costa de su esfuerzo, de su voluntad de cambiar son fuente de inspiración. Ese amigo que incluso a deshoras estudia un idioma, hace un curso para mejorar en el trabajo o encontrarlo, ese otro que con mucho esfuerzo está poniéndose de nuevo en forma. Son cosas que parecen poca cosa, pero suponen un gran esfuerzo y una inspiración para los que comprueban así, que querer es poder. 

Una persona sea honesta e integra. saber que es lo que ves, que no hay dobleces, que si dice una cosa es así, y si no puede mantenerlo te lo dirá con toda claridad. No hay nada más doloroso en una relación que la traición, ni más difícil de arreglar, porque una vez cometida, cuesta recuperar la confianza, olvidar que eso ha pasado y que tal vez la cosa es más grande y viene más de lejos de los que se pensaba.

Seguramente se podrían añadir muchas características que a cada uno nos resultan interesantes, pero muchas de ellas serían derivadas de las anteriores, puntualidad, respeto, optimismo, felicidad, trabajadoras, metódicas, con voluntad de hierro, insobornables. Aunque todo eso llevado al exceso se convierte en un defecto tal vez insoportable: optimismo que resulta naif, generosidad que perjudica y vacía. Voluntad que se convierte en intransigencia, honestidad que impide adaptarse a las circunstancias....  Todo tiene un lado bueno, y un lado malo, ya dicen que la virtud se sitúa a mitad de camino.

Imagen: anna samoylova