Corpore sano in mens sana. Alimentos para mejorar tu estado de ánimo

Por Diego, el 10/03/2016

Corpore sano in mens sana. Alimentos para mejorar tu estado de ánimo

Una buena alimentación, es decir, una dieta equilibrada y sin excesos, conlleva a un bienestar físico saludable. Eso lo sabemos todos. No obstante, algo en lo que quizás no se profundice tanto es en el estado psíquico al seguir una buena alimentación.

Con una buena alimentación te sientes bien tanto físicamente como psicológicamente. Realmente, las personas que se ponen a dieta lo hacen para bajar esos “kilitos” de más, sin embargo, no saben que también están enriqueciendo su naturaleza psicológica. Vaya, que en la mítica frase procedente de la Antigua Grecia,  Mens sana in corpore sano, el orden de los factores no alteraría el producto, por lo que Corpore sano in mens sana, tendría un valor igualmente positivo que la original.

El primer aspecto psicológico que salta a la vista al continuar con una buena alimentación tiene que ver con tu aspecto físico (desafortunadamente por culpa de la presión social en la que vivimos hoy día). Como he comentado antes, la mayoría de las personas se aferra a dietas con el único objetivo de ponerse en forma. No veo nada malo, claro, siempre y cuando no sea una dieta pasajera. La buena alimentación debe estar presente siempre en tu rutina. Pero en fin, si una correcta alimentación te ayuda para verte mejor físicamente y, por lo tanto, afrontar la vida de una forma más positiva, mejor que mejor. Ese es el objetivo.

Por otro lado, lo de afrontar una vida de forma más positiva nos lleva a la segunda cuestión importante acerca del seguimiento de una buena alimentación: alimentos que mejoran el ánimo, los sentidos y el comportamiento.

Está científicamente comprobado que los alimentos que injerimos influyen directamente en ciertas sustancias del cerebro incidiendo directamente sobre el estado de ánimo de las personas. Nuestro paladar se convierte, entonces, en un mecanismo capaz de detallar y distinguir futuros estados de ánimo.

Cada paladar, al igual que cada individuo, es un mundo, por lo que los alimentos afectarán de una manera u otra al estado de ánimo de los recién comidos. Al margen de todos los factores que pueden influir en dicha decisión, los alimentos que siempre ayudan a tener un estado de ánimo más positivo se encuentran dentro de los adecuados para una dieta saludable. Entre ellos podemos destacar cualquier tipo de lácteo, arroces integrales, pescados, como el salmón o el atún; frutas, como las cerezas, la piña, el aguacate o las fresas; frutos secos, como la nuez, la almendra o, especialmente, el pistacho; verduras, como la col, el pepino o los espárragos, y, cocinar siempre que se pueda con especias como la albahaca, el romero o el laurel.

Además, hay que huir habitualmente de los alimentos que puedan influir en nuestro estrés o en nuestra positividad como el café, el alcohol, los alimentos grasos o los alimentos picantes.

La fantástica película de animación Del Revés (Inside Out) nos enseñó que hay que mezclar todo tipo de sentimientos para el correcto funcionamiento del organismo (incluso los negativos), pero ¿a quién vamos a engañar?, Joy (Alegría) siempre es el estado de ánimo al cual el ser humano pretende llegar para ser más feliz, y para ello: Corpore sano in mens sana y viceversa.

Imagen: Derek Gathright