‘Mr. Pip’ y el poder de la ficción.

Por Diego, el 12/03/2016

‘Mr. Pip’ y el poder de la ficción.

La pasión por la ficción (de cualquier tipo, aunque la película explote el género literario) es la premisa y el camino por el cual se desarrolla la fantástica Mr. Pip, una joyita que no debéis perderos si a) os gusta el cine emotivo con toques dramáticos y cargado de sentimientos, o b) sois amantes de la buena lectura. O ambas opciones, claro.

Hoy día la ficción ha llegado a límites que jamás el hombre hubiese imaginado desde sus orígenes, allá por las primeras obras de Aristóteles, convirtiéndose, posiblemente, en el rasgo diferenciador que convierte al ser humano en “algo” racional. La capacidad creativa de crear (válgase la redundancia) mundos inexistentes e historias fantásticas nos ha permitido mantener la misma esencia humana desde la Antigua Grecia hasta nuestros días. Tampoco hace falta irse tan lejos en el tiempo, esta capacidad también nos globaliza hoy día con todos los seres humanos, ya seas un alto ejecutivo de una gran capital europea, o un niño sin apenas recursos que vive en una alejada isla de la mano de Dios.

En Mr. Pip, todo gira en torno a la figura de uno de los novelistas británicos más importantes de todos los tiempos, Charles Dickens, autor de, entre otras muchas, Oliver Twist, Un cuento de Navidad o Historia de dos ciudades, o, la protagonista de la película, Grandes esperanzas. A través de dicha novela episódica, considerada como una de las más autobiográficas de Dickens, nos metemos en la vida de sus personajes a través de la historia de los propios de la película formando una doble meta-referencia cinematográfica y literaria.

En la sociedad y en la cultura, desde siempre, la ficción nos ha servido para evadirnos de los problemas, digámoslo así, reales Aquí es a través de Charles Dickens, pero actualmente, muchos ejemplos procedentes de la ficción cinematográfica, literaria, televisiva, narrativa gráfica (cómics) o digital, que se apoderan de nuestras vidas. Tal es su efecto sobre la sociedad y sobre el poder de evasión que en Mr. Pip, las Grandes esperanzas (nunca mejor dicho) de Dickens ayudan a la protagonista a huir de uno de los conflictos armados más dramáticos y duros de los últimos años, la Revolución de Bougainville.

El poder de la imaginación y la fantasía se convierte en la balsa de escape de la protagonista, se convierte en su supervivencia gracias a la creación de un mundo propio y personal que nadie te puede arrebatar, tu imaginación.

Hay una cita muy acertada al principio de la película cuando nos dicen que a los niños se les cuenta cuentos antes de dormir para huir de las pesadillas y de los malos sueños, pero, ¿y si esa pesadilla es la vida real?

Frases célebres

 

“Es una cosa muy desagradable el sentirse avergonzado del propio hogar…” (Parafraseando a Charles Dickens).

“Nuestros maestros nos dijeron que el lugar donde vivíamos se llamaba Bougainville. Era parte de un pequeño grupo de islas del Pacífico Sur, propiedad de Papúa Nueva Guinea. Pero según mi madre, nuestra isla era como una mujer y nosotros vivíamos en su corazón. Y nadie debía poseerlo”.

“Sólo nos sentimos negros cuando alrededor hay gente blanca”.

“No es fácil ser un ser humano perfecto”.

Imagen: Mr. Pip