Recuerda: Suéñalo. Creélo. Hazlo

Por Jose, el 06/11/2019

Recuerda: Suéñalo. Creélo. Hazlo

Somos muy pesados aquí en Happymente.

Será por el nombre.

Insistimos mucho en lo de tomar el control de nuestras vidas.

En convertirnos en diseñadores de nuestra propia suerte.

En la importancia del trabajo, del sudor, para lograr lo que queramos. Cualquier cosa.

Y la primera lección que hay que aprender, la técnica fundamental para que todo esto suceda, es transformar nuestros hábitos.

Dominar los hábitos, la creación de buenos y acabar con los malos, es la clave para lograr tus objetivos.

Por ambiciosos o incluso disparatados que te puedan parecer.

¿Es muy difícil cambiar lo hábitos?

Realmente no. Lo que pasa es que es laborioso.

Los mitos “científicos” dicen que un hábito se cambia en 21 días.

En general esto no es cierto.

La realidad es que hacen falta una media de algo más de dos meses, para lograrlo.

Por lo tanto crear o cambiar hábitos no es difícil.

Lo más complicado es ponerse en marcha y continuar los primeros días.

Si tienes un objetivo valioso para ti y te lo planteas seriamente.

De una forma que entiendas que puedas lograrlo ya casi lo has logrado.

Porque luego el cerebro juega a tu favor.

Cómo saben los estudiosos el castigo funciona mucho mejor que el premio.

Si te ofrezco 5 euros por hacer algo es bastante menos probable que lo hagas, que si te quito 5 euros por no hacerlo.

Tu cabecita siente aversión hacia la pérdida.

Es una cuestión evolutiva, perder a menudo se traducía en morir.

Instintivamente eliges no perder, por encima de ganar.

Por tanto en el momento que te pones durante unos días con un hábito, cada vez será más difícil que lo dejes.

No querrás perder lo ganado.

Y da igual que se trate de dejar de fumar, de aprender algo o mejorar el rendimiento en los estudios.

Ponte a ello.

Toma nota de los progresos: marca una gran equis en un calendario, cada día que cumplas con tu compromiso, y ya estarás mucho más cerca de lograrlo.

Recuerda: Suéñalo. Creélo. Hazlo.