El niksen o disfrutar sin remordimientos de no hacer nada

Por Pilar, el 24/03/2021

El niksen o disfrutar sin remordimientos de no hacer nada

Cuando algún concepto se pone de moda con un nombre atractivo, por curiosidad investigas, a ver qué han descubierto esta vez. Desde hace algún tiempo son los holandeses, los que sugieren que pongamos en práctica el niksen. ¿En qué consiste? pues es sencillamente dedicar parte del tiempo a no hacer nada, pero nada nada. No se trata del descanso en el trabajo, ni del rato de relax después de cenar que se aprovecha para ver una serie. Es un tiempo muerto para olvidarse de todo mirando al techo o viendo pasar las nubes. El relax de toda la vida. Muy parecido al dolce far niente italiano, al placer de no hacer nada,  que viene a ser lo mismo que el niksen pero suena más bonito.

Dedicar un rato diario a no hacer nada un rato al día está muy bien. Se nos dice continuamente que debemos aprovechar el tiempo, que somos capaces de más, pero nadie deja de ser productivo por tomarse un tiempo para sí mismo. Es más, es aconsejable hacerlo, porque estar pendientes de todo, la vida, el trabajo o la familia es agotador, y dedicar más horas a estas tareas no supone que cundan más. Solo por eso ya vale la pena. Además de que dejar la mente el blanco, aburrirse, permite que sin que sin ser conscientes, se nos ocurran buenas ideas que de haber tenido la cabeza ocupada en otras cosas, no habrían aparecido. 

El niksen no es una novedad. Dedicarse un rato a no hacer nada, sin remordimientos por la tarea que aún queda por hacer, se ha hecho toda la vida. Sin que nadie hubiera lo hubiera definido, ni le hubiera puesto nombre. Es un concepto que existe en todos los idiomas, porque lo que importa no es el nombre, sino lo que significa. Un tiempo para no hacer nada, para recargar cuerpo y mente, sin pensar en nada ni nadie más.