Optimismo frente a la crisis = cambio positivo

Por Justina, el 15/11/2012

Optimismo frente a la crisis = cambio positivo

Siempre digo que lo que mas me gusta de la tierra donde vivo, es que tiene cuatro estaciones bien marcadas: cuando me aburro del frío y la nieve, ya empiezan a asomar los primero brotes de la primavera y el sol calienta un poco mas. Cuando ya no aguanto el calor del verano, comienzan las lluvias del otoño, los árboles pieden poco a poco sus hojas y todos los verdes se convierten en marrones, rojos y amarillos. El cambio me mantiene viva, despierta, atenta y expectante a lo nuevo que viene. Saber que la realidad de ahora no durará para siempre me alivia y evita que me tome las cosas tan en serio. Es el movimiento constante lo que nos hace evolucionar. Existen aquellos cambios que planeamos, pensamos, organizamos y luego realizamos. Pero existen otros que se nos interponen en nuestro camino y no podemos evitar.

Resistencia al cambio

A pesar de que la experiencia nos muestra que los cambios en nuestra vida suelen ser buenos, solemos resistirnos a ellos al principio. ¿Por qué hacemos esto? Bueno, porque generalmente los cambios se generan en base a una crisis, a un movimiento o desequilibrio no siempre deseado. Mejor dicho: las crisis aceleran los procesos de cambios. Cuando me separé de quien creía era el amor de mi vida, logré conocer partes de mi misma que nunca antes había conocido. Cuando perdí ese trabajo que creí era ideal para mi, apareció la opotunidad de viajar y nunca fui la misma después de eso. Sabemos que el desafío es lograr el mayor estado de equilibrio posible, pero la realidad es que la vida va a ponernos a prueba una y otra vez, enfrentándonos a situaciones difíciles. Entonces ¿cómo sobrepasar un momento de quiebre para llegar al momento del cambio? Bueno, dependerá enteramente de nosotros mismos y de cómo elegimos ver y reaccionar frente a la desgracia, crisis o desequilibrio. Si logramos vislumbrar una luz al final del camino, concentrándonos en que todo pasa, teniendo paciencia y decisión a sobrepasar las dificultades, vamos a poder llegar mas rápidamente a la etapa del cambio positivo. Esto no significa que no podemos sufrir, o llorar o lamentar. Pero debemos hacerlo sabiendo que pasará.

Una receta para focalizarte en lo bueno

Una de las formas mas concretas para superar los momentos de cambios que se generan en base a una crisis es focalizarnos en lo bueno. Y si no encontramos nada bueno en nuestra vida en ese momento, siempre podemos alegrarnos con la alegría del otro. El sánscrito tiene un término para esto: mudito pekshanam. Alegrase con la alegría del otro es algo maravilloso. Elegir compartir en vez de envidiar es parte de nuestra libertad de todos los días, y podrá levantar nuestro ánimo en los momentos mas oscuros. Anímate al cambio. Anímate también a la crisis.