Construye grandes hábitos dando pequeños pasos

Por JoseV, el 21/04/2015

Construye grandes hábitos dando pequeños pasos

La mayor parte de los individuos no somos lo que se considera extraordinarios en ningún aspecto, o al menos en esos que se han dado en llamar útiles. Sin embargo a la que busques dentro de ti, en lo que te gusta, en aquello que te diferencia, es más que probable que encuentres algo en lo que ya apuntas maneras y solo está esperando a ser desarrollado, para convertirte en lo que realmente quieres ser. Hacer lo que queremos es un paso fundamental para lograr la felicidad, solo hay que desarrollar los hábitos necesarios.

En 1993 Trent Dyrsmid pasó en pocos meses de ser un joven empleado en un banco de una pequeña ciudad canadiense a ganar 75.000 dólares. En menos de dos años encontró un nuevo trabajo en el que ganaba $200.000. El dinero en este caso no es lo importante, tan solo una unidad de medida, lo relevante es como un joven normal, sin capacidades excepcionales consiguió pasar de no tener trabajo al éxito en dos años.

El sistema de Trent era extraordinariamente sencillo empezaba cada mañana con dos jarras, una vacía y otra con 120 clips. Empezaba haciendo llamadas a clientes y por cada una cambiaba un clip de jarra. Así hasta que pasaba todos a la que estaba vacía al principio de cada jornada.

Trent tenía un propósito y el firme deseo de conseguirlo. El sistema le permitía realizar su tarea de forma constante, sin desviarse del objetivo, además tenía la fantástica oportunidad de escuchar decenas de veces al día negativas era una magnífica forma de aprender, de oir una y otra vez las razones por las que alguien no estaba interesado, por las que no quería hablar con él, y depurar su mensaje, entender mejor las necesidades de sus clientes. Cada negativa era un peldaño más que subía en su particular carrera para lograr sus metas.

El éxito de Trent se fundamentaba en dos herramientas que están al alcance de cualquiera: trabajo, mucho trabajo, y escuchar atentamente a sus clientes potenciales, para analizar como podía mejorar su proceso. Al final siempre llegamos a la misma conclusión, tanto que puede parecer cansino, pero solo desarrollando buenos hábitos de trabajo conseguiremos nuestros objetivos.

Trent se ayudaba con los clips, para ti hacer 120 llamadas o realizar 20 flexiones o estudiar el libro puede parecerte una tarea imposible. De acuerdo, pero haz una llamada, tan solo una; haz una flexión; lee un párrafo... y cuando hagas la primera tarea sigue con la segunda, así sin ponerte objetivos que te parezcan imposibles. Con mucha probabilidad, como me ocurre a mi, como le sucede a la mayoría de las personas, comprobarás como en muy pocos días los clips desaparecen cada jornada de la jarra.

Imagen: Dean Hochman