El hábito de madrugar

Por Pilar, el 17/06/2015

El hábito de madrugar

¿Sabes que la mayoría de personas que tiene éxito en la vida suele madrugar más que el resto de la gente? A veces puede ser complicado, sobre todo teniendo en cuenta el ritmo de vida que llevamos habitualmente, pero seguro que si lo intentas y lo implantas como uno de tus hábitos de vida, todo serán ventajas.

Si madrugas tendrás más tiempo para planear tus objetivos del día. En teoría es algo que deberíamos tener pensado ya en la agenda, pero siempre surgen problemas e inconvenientes que hay que volver a acoplar. Si nos levantamos con el tiempo demasiado justo esta tarea no la podermos realizar con la tranquilidad que necesitamos. Planear el día de manera adecuada es la única forma de conseguir hacer todo aquello que nos proponemos, y empezarlo de manera estresada o haciendo las cosas de cualquier manera no puede traer más que desorganización. Así es que piensa que levantarse un rato antes, más que quitarte tiempo de sueño, te dará tiempo para ti.

Por ejemplo podrás hacer algo de deporte, en casa, en la calle, unos estiramientos... todo aquello que seguramente si demoramos para otro momento de la jornada, acabará por no hacerse debido a nuestra agenda o a los imprevistos. Ten en cuenta que por bien que se intenten programar las tareas, no hay un tiempo exacto y las cosas se pueden complicar. Como dice el refrán no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, y si lo haces antes de salir de casa, eso que tienes solucionado.

Madrugar permite desayunar de una forma tranquila y relajada. Es importante porque el desayuno es la primera comida del día, y ha de ser completa, nutritiva y saludable. Y requiere su tiempo y su disfrute. Vale que un día salgas de casa a toda velocidad y no te de tiempo para nada más que un café, pero no puede convertirse en una costumbre. Valora los beneficios de cuidar tu alimentación porque incidirán directamente en el desarrollo de tu día.

Y otro beneficio de madrugar es que tendrás hechas las cosas antes que nadie. Que no se trata de una competición, pero si es cierto que pensar que cuando los demás están poniendose a la tarea, tu ya la tienes acabada, produce un subidón de adrenalina y de autoestima en nuestro ánimo y te ayudará a pensar que nada es imposible.

Todo son beneficios: levantarse temprano es saludable, y te hace aprovechar el día. Intenta hacerlo mañana mismo solo unos minutos antes y poco a poco conseguirás hacerlo una hora con toda la naturalidad. Y no tienes porque perder horas de sueño, o sí, si no las necesitas y te apañas con menos de ocho. En cualquier caso intentalo porque todo son ventajas, y si la gente exitosa lleva años haciéndolo, para serlo nosotros tendremos que imitar sus buenos hábitos, ¿no crees?

Imagen: Petra