Equivocarse es bueno, arruinarse es fantástico

Por JoseV, el 10/06/2015

Equivocarse es bueno, arruinarse es fantástico

Si bien es cierto que hay personajes a los cuales les ha podido salir bien a la primera, o casi, pensar que acertar al inicio es la única forma de hacerlo bien, dejaría fuera del juego a todos los demás grandes de la historia, la enorme mayoría. Daría la sensación de que lograr una gran meta tiene más que ver con la suerte o alguna especie de cualidades innatas, cuando la realidad es que ganar solo tiene que ver con mantenerse en el juego. Jugar, intentar, insistir, una y otra vez. Edisson descrubrió creando la bombilla eléctrica que había miles de formas en que no funcionaba, hasta que dio con la que le convirtió en alguien rico y famoso.

No importa cuantas veces te caigas, porque lo único importante en tu vida, para ti, para los demás que te miran, lo que cuenta al fin es la capacidad de levantarte y seguir el partido.

Probar, intentar, crecer es la receta de la evolución, incluso nuestros cuerpos actúan así frente a la enfermedad. Tenemos que enfermar para que nuestro sistema inmunitario sepa como reaccionar a ese nuevo ataque. Y lo hace constantemente sin preguntarnos, sin preocuparse por nuestro estado de ánimo o nuestra actitud. Así que si nuestro cuerpo puede hacerlo, ¿por qué nuestra mente debería ser menos?

Abraza los fracasos, se consciente de ellos, saboréalos, es parte del aprendizaje y ten seguro que cuantas más veces tropieces, más difícil será que caigas y, cuando vuelva a suceder, te levantarás mucho más rápido, más fortalecido.