En modo emoticono

Por Pilar, el 07/10/2015

En modo emoticono

Es una aplicación del móvil que se ha hecho imprescindible en nuestras vidas. Y una característica importante además de su inmediatez y gratuidad, es que es divertido y se pueden utilizar emoticonos para hacer más divertida la comunicación. Una vez me contaron la anécdota de una niña pequeña, de unos tres años, que no sabía leer, que envió a su madre un mensaje a través de whatsapp utilizando solamente emoticonos. Y lo curioso es que supo explicarle mediante los dibujitos que iba seleccionando, cual era su estado de ánimo. La madre entendió perfectamente lo que quería contarle la niña.

Y sin quitarle mérito a la madre y es evidente la soltura de la pequeña, de ésta y de todos los niños de su generación, que han venido con la tecnología bajo el brazo, a la hora de elegir entre tanto muñequito.  El que expresaba exactamente lo que quería decir necesario para tener a su manera una conversación con un adulto.

Y es que hay un surtido tan impresionante que uno puede reflejar su estado solamente utilizando emoticonos. Esto me lleva a pensar si en algún momento volverá el temido efecto atrofiamiento cerebral, y a la hora de pensar en como nos sentimos directamente pensemos en el emoticono que refleja nuestro estado, pero que seamos incapaces ni de pronunciar ni de definir la palabra que lo describe.

Y conste que tiene su mérito ser capaz de elegir es que mejor identifica nuestro estado, con lo cual hay una cierta correspondencia entre nuestra mente y su capacidad de expresar como se siente, con la elección del dibujo. Pero volvemos a la cuestión de como van a cambiar las tecnologías nuestro modo de ver el mundo y entenderlo. Lo anterior no deja de ser una anécdota, aunque pudiera darse el caso de que en un momento dado ni siquiera necesitemos las palabras para expresar nuestros sentimientos. Es más, puede que empleemos el tiempo que sea necesario diseñando más emoticonos para abarcar más sensaciones y necesidades emocionales, en vez de dedicar tiempo a verbalizar cuales son. Que en vez de verbalizar, "emoticonicemos" nuestros sentimientos.

Y anécdota aparte, no es al primer niño al que se le ocurre algo así. Y pasará cada vez más, porque han nacido y se están desarrollando con la tecnología y este es su ecosistema natural, el tecnológico. De hecho circulan por ahí post en los que vemos nombres de películas, historias sobre un amor, o de donde vienen los niños, hechas exclusivamente con emoticonos. Y tiene su gracia para pasar un rato divertido. Pero puede que un día no muy lejano, los que estemos pasados de moda seamos aquellos que en vez de utilizar el whatsapp y los emoticonos, prefiramos quedar a tomar café o a pasear con nuestros amigos y familiares. Tal vez nuestro cerebro aún recuerde con cariño las palabras que nos permitían comunicarnos sin dibujitos.

Imagen: Walengonzwilk