Cómo adquirir el hábito de madrugar

Por JoseV, el 30/11/2015

Cómo adquirir el hábito de madrugar

Te voy a regalar un 20% más de vida. ¿Eres un ave nocturna? ¿Te sientes más cómodo como el búho que disfruta de la noche, que el gallo que despierta antes del amanecer? Yo también era así hace muchos, muchos años. Los trabajos, las obligaciones me permitieron darme cuenta de que empezar a trabajar a las 6 o las 7 de la mañana, tiene muchas ventajas. Ir contra el ritmo natural de la vida tiene poco sentido. Al menos en la mayoría de los casos. ¿Te explico como lo logré?

Para alguien que raramente se dormía antes de las 2 ó 3 de la madrugada y que se levantaba sobre las 8, para ir a trabajar, la idea de madrugar era un auténtico disparate. ¡Yo era mucho más productivo en la noche! Soy un animal creativo y la noche con su magia es el lugar donde se gestan los sueños. Sí, también yo creía eso a pies juntillas. El único problema es que no era cierto. Pero es que no tenía elementos comparativos, bebía de las mismas fuentes que todos los que actuaban como yo. En mi caso fueron los proyectos los que me obligaron a madrugar y ocurrió a lo largo de años. Hasta que empecé a trabajar a las 7 de la mañana con lo que tenía que ponerme en marcha sobre las 5:30 para llegar a tiempo. Y en esa etapa me dí cuenta de lo fantástico que era empezar a trabajar tan temprano, como yo tenía prácticamente todo resuelto cuando algunos aún no habían acudido al trabajo a las 10 de la mañana. El día era mío para aprender, desarrollarme o simplemente disfrutar.

De vez en cuando el horario cambiaba por el trabajo, en épocas de vacaciones, por enfermedad u otras razones y así me fui haciendo una rutina para recuperar el hábito cuando lo perdía. A mi me ha funcionado muchas veces espero que te sirva a ti también, aunque hace mucho que no lo necesito.

  • Para levantarte temprano, acuéstate temprano. Habitualmente necesitamos dormir menos de lo que pensamos, así que quítate una hora de sueño. Si te quieres levantar a las 5 y necesitas dormir 8 horas, resta una y acuéstate a las 9 o 9:30.
  • No televisión, no móvil, no tablet, no ebook. Hazte con un libro o una revista que te interese, pero que no te apasione. Servirá para que el sueño te atrape antes. Tal vez necesites más de una hora, no te preocupes.
  • Sin excusas con el despertador. Cuando suene ponte en marcha, nada de dejarlo sonar durante minutos. No lo pienses ni un segundo, fuera las sábanas y pies en el suelo. Ponte en pie inmediatamente. ¿Te chirría el cerebro solo de pensarlo? ¿te parece imposible? Simplemente inténtalo: sábanas fuera y arriba de una vez.
  • Si eres de café matutino, adelante. O alguna otra cosa que te despierte, déjalo todo preparado la noche anterior y ve a la cocina a rematarlo. Desayuna. Toma algo que te meta energía en el cuerpo: zumo de naranja, cereales, hidratos que pongan en marcha la maquinaria.
  • ¿Te gusta leer o ver las noticias? Hazlo. Puedes dedicarle un tiempo mientras desayunas si quieres, aunque es mejor que disfrutes del momento, leer te ayudará a ponerte en marcha. Yo no dedico más de media hora al desayuno y al aseo.
  • Es el momento de hacer lo que te apetezca, ponerte con ese reto que tanto deseas: ejercicio físico, escribir, estudiar... Incluso si tu horario te lo permite, todo ello. Genial, ¿no?
  • Es posible que durante la jornada te sientas cansado, irritable, en algún momento, los primeros días. Bebe mucha agua y date algún capricho dulce.

Después de 3 ó 4 días te levantarás sin problemas y en una semana estarás sentando las bases de un hábito. No te costará salir de la cama y desearás sentir esa energía siempre. No interrumpas el proceso ni en el fin de semana, al menos no en las tres primeras semanas. Cuando tengas el control puedes ser indulgente algún día, pero al principio se firme.

Mi objetivo inmediato es levantarme a las 4:30 y no dormir más de 6 horas y media. ¿La meta final? llegar a las 5 horas y media de sueño y levantarme a las 3:30, con media hora de siesta. La siesta es genial, si puedes incorporarla en tu rutina diaria te resultará mucho más fácil madrugar. Puede que pida tu ayuda para lograrlo ¿te parece bien?

 

Imagen: Octavio Fossati