La apnea de whatsapp   

Por Pilar, el 28/06/2016

La apnea de whatsapp   

Miras de nuevo el móvil. No entran whatsapps, no contestan los que has enviado, a pesar de que has comprobado que se han recibido y los han leído, las comillas azules delatadoras... ¿Preocupado? Lo sería si hubiera pasado mucho tiempo y fuera algo urgente... pero es que solo hace dos minutos que has mirado el teléfono por última vez, y además estás trabajando o en clase.

¿Sabes lo que te pasa? A lo que te ocurre los especialistas lo catalogan como apnea del móvil. Y consiste precisamente en la compulsión con que compruebas las entradas, la dependencia que tienes de esta aplicación, de recibir mensajes, y cuando no es así te alteras y te sientes inestable e inseguro emocionalmente hablando. Parece que el mundo se para a tu alrededor. Y tú pensarás que no es para tanto, pero recapacita si en el fondo no tienen razón quienes saben de estos temas, y si no se puede llamar ansiedad a lo que te pasa cuando no te contesta. Recuerda que has mirado incluso si la persona ha recibido y leído el mensaje, y te molesta que no responda ya mismo.

¿Y sabes algo? Hay que saber parar. El whatsapp es una aplicación que facilita la comunicación de una manera no intrusiva, no es una llamada intempestiva, lo puedes enviar o recibir con el móvil en silencio y contestar cuando puedas, te permite hablar con amigos, con grupos de intereses comunes, de una manera fácil, inmediata y barata. Esto lo sabemos todos. Lo que puede que no tengas tan claro es la cantidad de tiempo útil en tu vida profesional o estudiantil, que se pierde consultando los mensajes. Tanto que afecta a la productividad en ambos ámbitos. 

En muchos institutos se tienen que apagar los móviles, o los aparatos se confiscan en horas de clase, o se prohiben directamente para evitar distracciones. Y es posible que, igual que ahora en algunos trabajos no está permitido utilizar las redes sociales durante la jornada laboral, acabe haciéndose lo mismo con el whatsapp. Después de todo, si pasa algo que tengas que saber con urgencia te llamarán, te localizarán como se ha hecho toda la vida cuando no disponíamos de dispositivos inteligentes. Y no solo es esto. Es una práctica habitual consultar el móvil mientras conduce, y aquí hablamos de algo tan serio como poner en peligro la vida propia y la de los otros.

Si te reconoces en algo de esto, tienes un problema. Controla para que no acabe devorando tu tiempo y tu salud mental, la ansiedad no es una tontería. ¿Que te cuesta? Plantea algún tipo de estrategia, quita el sonido, ponte un horario, piensa que no es tan preciso saberlo todo al instante, que esa conversación intrascendente puede esperar unas horas.  Es más urgente tu trabajo o estudio, y una vez realizados, puedes hacer lo que te apetezca, pero solo entonces. La tecnología bien aprovechada es una maravilla, pero no dejes que te complique la vida, en ningún aspecto de ella. Haz que tu uso del móvil sea tan inteligente como el aparato en sí mismo es.