No sin mis tacones

Por Pilar, el 22/02/2017

No sin mis tacones

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunos zapatos llevan tacones? Pues resulta que en sus orígenes, se utilizaban indistintamente para zapatos masculinos y femeninos. Pues sí, en los murales egipcios de unos tres o cuatro siglos antes de Cristo, se pueden observar dibujos en los que aparecen tanto hombres como mujeres portando zapatos con tacón. Se trataba de personas de la nobleza que se elevaban así sobre los de la clase baja. También los utilizaban los carniceros, como manera de mantener los pies y la vestimenta limpios de sangre de los animales, aunque estos igual no salían en los murales.

En la época clásica, Roma y Grecia, los tacones eran utilizados por los actores para diferenciar las clases sociales, y significar qué personaje era más importante en una obra de teatro. Eran unas sandalias de plataforma de corcho llamadas kothorni o buskins. Empezaron a ser utilizados también por las jóvenes que se dedicaban a la prostitución y su uso empezó a asociarse con este oficio.

Otra explicación a la función de los zapatos de tacón y su popularidad sugiere que nació en el Imperio Persa medieval. Parece ser que los nobles los utilizaban para montar a caballo y evitaban con el tacón que el pie saliera del estribo. En algún momento la realeza europea se fijó en estos zapatos, y adoptó su uso.

En la Edad Media, se hicieron populares unos zapatos de plataforma altos, llamados pattens, utilizados tanto por hombres como por mujeres para evitar la suciedad que había en el suelo, todo absolutamente todo se tiraba por la ventana a las calles. Apareció también el chapín, que era un tipo de calzado usado por solo por las mujeres de la sociedad veneciana durante los siglos XV y XVII. Se decía que cuanto más elevado era, más alto era el estrato de la mujer que los lucía. Algunos llegaron a medir hasta 50 centímetros y eso hacía que a menudo las mujeres que los utilizaban necesitaran ayuda para caminar. Rápidamente se convirtieron en tendencia por sí mismos, olvidando su función de evitar la suciedad y todas las mujeres europeas empezaron a utilizarlos.

En el Renacimiento los tacones todavía eran unisex, y los utilizaba generalmente la clase social superior. El primer par de zapatos de tacón conocido como ahora los entendemos, suela baja y tacón alto, lo utilizó Catalina de Médicis, en el siglo XVI, durante su boda con el Duque de Orleans, ya que hasta ahora se trataba propiamente de plataformas. A partir de entonces de ha convertido en una pieza muy utilizada en nuestro atuendo habitual.

En 1660, Nicolás Lestage diseñó para el Rey Luis XIV de Francia, que era muy fan de la moda, unos zapatos de tacón, y desde entonces se popularizó exclusivamente entre los miembros de la nobleza. ¿Por qué dejaron de utilizarlo los hombres? En la época de la Ilustración se entendía que un hombre cabal no se daba a ese tipo de adornos, que era más adusto en su vestimenta. Los tacones, cualquier tipo de maquillaje y vestimentas exageradas se asociaron con personas irracionales, y poco a poco los empezaron a abandonar.

Resumiento se puede decir que su uso original era demostrar que los que los llevaban tenían algún privilegio, clase social, algún oficio o poder que se quería resaltar sobre los demás. En la actualidad no tienen esa función, hay muchos modelos y tamaños de tacón que se adaptan a cualquier zapato, ritmo de vida y personalidad de cada mujer. No te prives!