Atrévete a hablar con desconocidos

Por Pilar, el 31/01/2018

Atrévete a hablar con desconocidos

De pequeños nos decían que no que no hay que hablar con extraños. Pero si no hablamos con ellos, ¡nunca dejarán de serlo!. Además, ¿de qué forma vamos a conocer gente nueva? Muchas bonitas amistades y grandes amores han comenzado con un intercambio de palabras entre dos desconocidos. Si te cuesta entablar conversación con personas que no conoces, te damos unos consejos de utilidad para que salgas de tu zona de confort. Nunca se sabe cuando estarás solo haciendo una cola de dos horas o acudir solo a un evento. 

Recuerda que los dos sois igual de extraños, así es que estáis en la misma situación. El otro sentirá las mismas sensaciones y la misma timidez que puedas experimentar tú.

Hay que elegir una buena "entrada". Si dices algo adecuado, seguro que captarás la atención de esa persona desconocida. 

Aprovecha el contexto. Es más fácil entablar conversación con alguien si haces referencia a algo que está pasando en ese momento en el lugar en el que te encuentras. Por ejemplo, en la cola de un cine de reciente apertura, comentar que es la primera vez que vas, puede hacer que el desconocido te cuente cosas si es tanto si ya lo conoce o es también su primera vez.

Deja que el otro hable, interésate por él. Una buena manera de romper el hielo es hacer preguntas referidas a la persona con la que hablas. Seguro que hay algún punto en común. Si al desconocido del cine le preguntas si ha oído alguna crítica de la película o cual es su actor favorito, seguro que podéis comentar.

No saques temas conflictivos. Hay temas que es mejor no tocar incluso con amigos. Asuntos como religión o política no son aconsejables para un primer contacto. 

Tan importante es la entrada como la salida. Hay que saber cuando retirarse. Si notas incomodidad en ti o en el otro busca alguna excusa para abandonar la conversación. Si en el ejemplo de antes, ves que a tu desconocido no le interesa lo que le cuentas o tú te has confundido en una primera impresión, no fuerces el tema. 

Practica. Si quieres aprender a hablar con extraños la mejor manera de hacerlo es hablando con ellos siempre que tengas ocasión. Cada vez te costará menos... y ten cuidado ¡porque engancha!

Y sobre todo ¡disfruta!. Piensa que puede ser el principio de algo memorable o sencillamente un rato agradable. Ni más ni menos. No te compliques y déjate llevar. Grandes amistades han empezado con momentos así.