Tipos de manipuladores

Por Pilar, el 09/06/2021

Tipos de manipuladores

Un manipulador siempre intenta pasar desapercibido, por nada del mundo quiere que se le reconozca como tal, pero lo único que quiere es utilizar a su víctima para obtener algo a cambio. Para conseguir sus propósitos y que parezca que cualquier decisión ha sido tomada por su víctima, el manipulador utilizará diferentes estrategias. Estas son algunas:

La falsa víctima

Algunos manipuladores adoptan un rol de falsa víctima, porque es mentira, o porque exageran lo que les ha pasado con el propósito de dar pena a los demás. Están continuamente enumerando todo lo malo que les ha ocurrido como si en parte fuera culpa de los demás. Es una actitud que casi siempre da resultado porque las personas somos empáticas y a pesar de que incluso se puede sospechar de este tipo de manipulador, la duda y la bondad suelen pesar más, e inevitablemente se acaba cayendo en la trampa. Posiblemente nos arrepentiremos a los cinco minutos de hacerle ese gran favor, pero se lo haremos.

Fanfarrón encubierto

Esta persona habla de todo lo que ha conseguido, pero de una manera en la que hace que sus interlocutores se sientan inferiores por no haber llegado a su nivel. Se lamentará constantemente de lo que le ha ocurrido a él, siendo consciente de que lo de los demás es peor, poniéndolo en evidencia. La comparación para hacer quedar mal a su víctima es su fuerte.

El narcisista

Un narcisista necesita ser el centro de atención constantemente y modula su relación con los demás para conseguirla. Esto incluye mentiras, engaños de cualquier tipo con tal de conseguir su propósito, que es que la otra u otras personas les presten atención.

Algunos manipulan a los demás con ideas que están bien vistas para que se les dé la razón en lo que hacen. Con esta estrategia ponen al adversario en una situación en la que llevar la contraria es mala idea, es ponerse en el lado equivocado, lo que le obliga a decir que sí a todo.

El adulador

Un adulador se pone del lado de una persona que es de su interés, para conseguir llegar a ella y por medio del apoyo que le ofrece, poner a la otra persona en situación de deberle un favor, que se cobrará con creces. 

El adulador es capaz de contener su opinión para ponerse al lado del poderoso para que entienda que cuenta con un aliado que le va a echar una mano.

El desprestigiador

Son haters, cuya estrategia es posicionarse en contra de todo lo que haga su víctima delante de ella y detrás, manipulando a su entorno para hacerle parecer la peor persona del mundo 

El falso amigo

Ataca directamente a su víctima, haciéndole ver que no es capaz de controlar su vida, y que la solución es confiar en él para enderezarla. Por supuesto destroza el ego y la autoestima de su víctima y si se deja le impone su manera de ver las cosas. Si la víctima se resiste la juzgará y maltratará, haciéndole sentirse culpable por no confiar ciegamente en él.

El eterno descontento

Un manipulador de esta clase juega a sentirse continuamente decepcionada por el comportamiento de su víctima. No se le puede decir nada, porque su respuesta es que se le ha decepcionado. Este chantaje emocional hace que se le acabe dando la razón.

El liante

Es una persona cuya estrategia es hacer afirmaciones sobre un tema, pero al cabo de un tiempo intenta hacer creer que ha dicho otra cosa y lo mismo con lo que dicen los demás. La gente muchas veces no recuerda exactamente lo que ha dicho, o cómo, y el manipulador, en cambio, muestra una total seguridad sobre lo que ocurrió o quiere hacer creer que pasó. 

En ocasiones la manipulación consiste en aferrarse a alguna afirmación que se ha hecho fuera de contexto y la utilizará en cualquier situación, resaltando solo los errores y equivocaciones, para que no se tenga en cuenta nada más. 

Por supuesto los hay que combinan diferentes estrategias dependiendo del tipo de objetivo y de la víctima a la que atacarán.

¿Por qué manipulan las personas?

El manipulador es alguien que quiere dominar a otra persona con el fin de conseguir un propósito que es beneficioso para sí mismo, sin importar el interés de su víctima a la que utilizará con el fin de obtener lo que quiere. En principio pensaríamos que son personas poderosas, seguras de sí mismas, pero es justo lo contrario. Alguien que tiene que manipular su entorno para organizar el mundo y ajustarlo a su medida es porque no tiene capacidad para enfrentarse a él tal cual es. Y por eso tienen que hacer trampas, utilizando a los demás.

¿Cómo hacer frente a un manipulador?

Para combatir a un manipulador tenemos que conocernos bien para saber cuáles son nuestros puntos débiles, de los que se aprovechará una persona manipuladora. Hay que tener cuidado si:

  • No sabemos decir que no, si no ponemos líneas rojas que no permitimos que otros traspasen
  • Tenemos una baja autoestima, si pensamos que necesitamos ayuda para gobernar nuestra vida 
  • Somos personas capaces de complacer a otros a nuestra propia costa y somos incapaces de cortar cualquier relación con ellos para no enfadarlos
  • Somos personas extremadamente confiables e ingenuas respecto a las intenciones de los demás
  • Somos emocionalmente dependientes de la aprobación de otros
  • Evitamos tener conflictos con otros, porque no somos capaces de aceptar emociones negativas, como la frustración o el enfado.


Si observamos alguno de estos puntos en nuestro modo de ser, es posible que seamos objetivo de algún manipulador, que lo utilizará en su beneficio. Todos en algún momento hemos sido víctima de alguno y no hay que sentirse culpable, de todo se aprende. Si es una situación que se prolonga en el tiempo o en todos los ámbitos de la vida si que es peligroso. Solo hay que tener claro que cada uno debe dirigir su vida, con aciertos y errores y que nadie tiene derecho a manipular la de otros.

Imagen: @umitybuz