Cómo superar una ruptura amorosa, no es el fin del mundo

Por Pilar, el 16/06/2021

Cómo superar una ruptura amorosa, no es el fin del mundo

Una ruptura amorosa es un trance por el que casi todo el mundo ha pasado. Y hay tantas maneras de superarlo como personas. Parece que uno va a ser infeliz toda la vida, pero no es así, se sale y al mirar atrás es fácil preguntarse cómo es que dolió tanto si tal vez no era para tanto, y cuánto de ese dolor dependió de uno mismo. 

Cuando la ruptura es inesperada hay que encajar una decisión que nos afecta, pero no hemos tomado, además de perder a alguien con quien compartíamos una historia de amor.

No es fácil dar consejos para superar un momento así, porque cada persona tiene su propio caracter y sus mecanismos para afrontarlo. Pero sí que se pueden dar unas pautas comunes en casi todas las personas, porque después de todo, el desamor es tan antiguo como el mundo.

¿Cómo superar un desengaño amoroso?

Cuando te encuentras en esta situación hay que volver a encajar algunas piezas de la vida y si todo requiere su tiempo en un tema emocional todavía más.

Hay que aceptar lo que ocurre
Si tu historia de amor ha terminado, tanto si te viene bien como si no, hay que aceptarlo. No sirve de nada aferrarse a lo que ha ocurrido, ha pasado y ya está. Puede parecer insuperable en ese momento, pero con el tiempo todo encaja y tiene su razón de ser.

Tomarse tiempo
Más de uno sale con euforia de más tras una ruptura y a los pocos días su ánimo está por los suelos. Que tengas que superar una ruptura no significa que no duela y para que todo vuelva a su sitio tienes que darte tu tiempo, sea el que sea estará bien.

Deja salir tus sentimientos
Si tienes ganas de llorar, llora, enfádate si ha habido algún asunto feo, pero no te quedes con nada dentro. Si sientes rabia, frustración, dilo. Si la ruptura ha sido por una tercera persona no caigas en el error de compararte, no sirve de nada. Cuando aparece una tercera persona es porque algo ya no iba bien, y si ya ha ocurrido es porque tenía que ser así. Sigue tu vida sin rencor hacia tu ex y hacia ti mismo. 

No te plantees soluciones ideales
No intentes retener a esa persona como amistad en tu vida, deja que las cosas pasen como tengan que pasar en ese momento. Si tu ex tiene que ser tu amigo lo será, y si no es así, tampoco pasa nada, no te mortifiques. Haz tu vida y deja que haga la suya.

Haz un esfuerzo por seguir adelante
Necesitas tiempo y espacio, pero no te recrees en el dolor, ni en esa persona que ya no forma parte de tu vida. Ahora tienes que cuidar de ti y para eso necesitas todas tus energías. Aparta de ti todo lo que te recuerde a tu ex pareja, para no tener recuerdos que afecten en tu recuperación.

Apóyate en tus amigos
La gente que te quiere estará a tu lado en los momentos de bajón y también para proporcionarte buenos momentos que te ayuden a olvidar y sentirte mejor.

Cuídate
Dedícate tiempo, cuida de tu salud, haz deporte y cualquier otra actividad que suponga mimarse un poco. Y sobre todo, sigue adelante, una ruptura amorosa puede ser tan dolorosa o tan fácil de superar como uno se proponga, si se entiende que es una relación que tenía que acabar y que mejor que haya sido antes que después. Es algo que en ese momento cuesta asumir, pero pasado el tiempo, con distancia, las cosas se entienden mejor. Y todo acaba encajando.

Imagen: jon tyson