Mantener una buena comunicación con tu hijo adolescente

Por Pilar, el 28/07/2021

Mantener una buena comunicación con tu hijo adolescente

El crecimiento de un niño, el proceso que le lleva a la adultez es mucho más que algo físico. Un día son niños y de repente dejan de serlo, pero tampoco son adultos. Es la adolescencia, un momento de tránsito en el que no puedes comunicarte con el niño que era aunque no razona como debería hacer un adulto. Esa criatura que a veces está irascible, que reacciona de manera sobrepasada está pasando por un proceso de maduración en el que le interesa su entorno, socializar y la palabra de los padres ya no es suficiente, habitualmente es incluso la última opción .

¿Por qué hay que mantener buena comunicación con un adolescente?

Aunque a veces parezca misión imposible, un adolescente es una criatura indefensa, inmadura, y la iniciativa ha de ser de los adultos. Un adolescente aprende de la familia, del entorno que le rodea. Para eso es necesario que lo exploren, tienen que experimentar. Una buena comunicación con la familia les ayuda a madurar emocional y socialmente. 

  • Al tener buena comunicación con la familia el adolescente aprende sin darse cuenta cómo desenvolverse, cómo adaptarse a las circunstancias y aprender de sus errores, porque lo ve en su entorno familiar. Esto también tiene un lado negativo, ya que también puede fijarse en comportamientos perniciosos, que se repitan una y otra vez y que impidan evolucionar al joven. Si la familia es capaz de transmitir al adolescente todo lo que sabe, acabará adquiriendo una buena experiencia, aunque no la haya tenido en carne propia.
  • Permite al chaval saberse parte de la familia, tener sensación de pertenencia, de tener claro cuál es su papel en ella. Si el entorno consigue que lo comprenda, además, será más fácil que entienda y cumpla las normas de convivencia de la familia a la que pertenece.
  • Una buena comunicación con un adolescente permite que los problemas se solucionen de forma más satisfactoria y fácil, ya que ya hay establecidos canales para hacerlo, con confianza y sin resistencia. Aquí el adolescente comineza a ser consciente de que además de sus intereses están los de la familia.
  • La autoestima de un adolescente que se comunica con su familia es buena. Con un ambiente familiar adecuado puede hablar, opinar y contrastar opiniones con un entorno amable que quiere ayudarle, a la vez que comprueba que hay otros criterios, distintos a los de sus iguales, y a valorar la visión de los adultos. 

Así es que aunque a veces las circunstancias no acompañen, intenta que la relación con tus hijos adolescentes sea confiable y fluida y que el entorno familiar le ayude a crecer.