Renacer en septiembre

Por Pilar, el 02/09/2021

Renacer en septiembre

Pronto acabará agosto el mes de vacaciones por excelencia en España, en el que la vida se paraliza, se adormece y se acuna al calor del sol y de las siestas. Mes pegajoso, caluroso y tormentoso a partes iguales, en el que muchos, aunque no lo digan sienten secretamente una cierta nostalgia por volver a la rutina machacona del día a día.

No me gusta agosto, solo me resulta pasable porque sé que antecede a septiembre, mi año nuevo particular. Lo recibo con la misma alegría de cuando era pequeña y septiembre me sabía a lápices nuevos, gomas de borrar, libretas blancas e inmaculadas de borrones, a profesor y compañeros de colegio nuevos. 

Septiembre es empezar de nuevo, estrenar ilusiones, buscar nuevos hábitos que me hagan la vida mejor, más productiva, más feliz. Pensaba que eso solo que ocurría a mí, pero descubrí que a muchos amigos y conocidos les pasaba igual. El Año Nuevo tiene su encanto, su punto de melancolía navideña, pero solo son unas campanadas, un cambio de hora en un calendario.

En cambio septiembre es una transición de las vacaciones al trabajo, del tremendo calor al sol agradable. Es volver poco a poco al ritmo habitual, con su tiempo organizado, con su estrés, pero también con la sensación de estar disfrutando de un tiempo renovado para estrenar...