La regla de los dos minutos para ordenar tu vida

Por Pilar, el 13/04/2022

La regla de los dos minutos para ordenar tu vida

Parece que dos minutos no es mucho tiempo, quien dice dos dice cinco, pero dan para mucho más de lo que parece. En realidad no se trata de dos minutos exactos, la cuestión es emplearlos en hacer algo que se puede hacer en muy poco tiempo, que te quitas de encima, y que sin embargo, si se deja para otro momento, se acumulará con otras cosas y será más dificil de hacer.

Entonces se trata de que si una cosa, la que sea, se puede hacer en un par de minutos o tres, es mejor hacerlo, aunque no sea algo urgente ni que tenga que hacerse ya. Si dispones de ese tiempo para hacer una tarea, hazla, si no es así, déjal para cuando tengas el tiempo que precisa.

En realidad no es ser más productivo, es ser práctico con el tiempo disponible. Si total lo tienes que hacer, en vez de hacer todo de golpe es hacerlo a plazos, de pequeño tiempo que te permiten que la gran tarea se vaya haciendo más pequeña. 

Esta regla se puede aplicar a muchos ámbitos de la vida diaria, desde el trabajo a las tareas de limpieza del hogar. 

Obviamente no se puede hacer la limpieza de una casa en dos minutos, pero sí se pueden ir haciendo tareas menores que ayudarán a que la casa se vea ordenada y recogida. Una manera de tener la casa ordenada, sin perder demasiado tiempo y sin estresarse y además, que pequeños y grandes colaboren en su mantenimiento.  

¿Qué se puede hacer en dos minutos para mantener el orden de una casa?

Una casa puede ser un pozo sin fondo, pero sin exagerar y dándole la importancia que requiere el orden, hay muchas cosas que se pueden hacer para que no se acumulen las tareas

  • Hacer la cama por las mañanas
  • Recoger la ropa de la habitación
  • Dejar recogido el baño después de la ducha y la ropa sucia en la lavadora
  • Despejar la mesa de centro del salón, si dejas papeles, o comes allí
  • Tirar diariamente la propaganda y guardar el correo que se quiera conservar
  • Lavar la vajilla o meterla en el lavaplatos para que no se acumule en el fregadero
  • Regar las plantas

Esto solo es una pequeña muestra de cosas que se pueden hacer en pocos minutos sin darse apenas cuenta, pero que si no se hacen, y en algún momento hay que hacerlas, después llevan más tiempo y da la sensación de que es mucha más tarea de lo que es. De esta manera, arañando minutos,  es algo que se descuenta a lo que hay que hacer. Además cuando cada miembro de la familia se encarga de alguna pequeña tarea se hace aún más fácil. Así es que ya sabes, dale, ¡que son solo dos minutos!

Imagen: No Revisions