La felicidad

Por Pilar, el 23/07/2015

La felicidad

Seguramente es una de las cuestiones más difíciles de responder... ¿qué es la felicidad?
Hay contestaciones para todos los gustos: algunos dirán que es la ausencia de problemas. Mal lo tienen estas personas porque es una situación que raramente se da en la vida, y si es así, también puede ocurrir que uno no sea feliz precisamente porque no tiene comparativa y como no sabe lo que es la infelicidad no es capaz de disfrutar del estado contrario.

Otros atribuirán la felicidad al hecho de conseguir objetivos, cosa que desde luego es importante, pero una vez conseguidos, ¿somos igual de felices, más, o menos? porque esto puede ser una suerte de montaña rusa emocional que nos llevará a la felicidad dependiendo de lo que consigamos o no... Y su obtención no se puede atribuir a conseguir cosas, no puede solo estar basada en el alivio momentáneo que produce obtenerlas, ya que en ese caso, ¿el que lo intenta pero no lo consigue nunca es feliz? La felicidad  tiene que ser algo más.

Para otras personas, en cambio, la felicidad es una actitud ante la vida, una manera de entender lo que pasa a su alrededor. Y también como no, una lucha por conseguir lo que deseamos. Da igual que sea material o inmaterial, pero no podemos basarnos solo en la suerte a la hora de pensar en ser felices. Tiene que haber un talante optimista, no buenista de manera absurda, siendo conscientes de las metas que se pueden obtener de forma realista y ponerse manos a la obra. Hay que tener un plan en la vida, y para conseguirlo ha de haber un esfuerzo, y una voluntad que nos permita no decaer.

Así es que para ser feliz solo hace falta ponerse manos a la obra, y al igual que decía Serrat aquello de se hace camino al andar, se es feliz si uno empieza a serlo. Algunos dirán que cómo, si su vida no es fácil, y tal vez la cuestión sería mejor plantearla en términos de por qué no, si la vida ya es complicada, ¿no sería mejor disfrutar del lado bueno que siempre hay, y predisponernos a ver siempre lo más bonito antes que lo que no lo es? Como hemos dicho antes, no se trata de ser un feliz cursi, se trata de tener ánimo, coraje e intentar no recrearse en lo malo que ocurre en la vida. Hay mucha gente así, y que piensa que necesita un milagro para cambiar, o que un día  se junte el cielo con la tierra y esa será la señal para que todo cambie...y eso no pasará con toda seguridad.

Si te das cuenta de que no eres feliz, quiere decir que algo va mal en tu día a día, en tu trabajo, con los estudios, con la familia, pareja o amigos. Replantéate cosas, sencillamente, y cambia en la medidad de lo posible lo que no te deja ser feliz, y lo que no puedas, asúmelo hasta que pueda ser de otra forma. Solo piensa que la felicidad es un camino, y que caminar con una piedra en un zapato lo único que hará será amargarnos el viaje. Así es que en el momento en que te des cuenta de esa piedra, para, sácala y sigue disfrutando del paseo y piensa que todo el camino es hermoso si uno se lo propone, no solamente el destino final del viaje.

Imagen: Martin Fisch....