Necesitas 10.000 horas para ser un maestro

Por Jose, el 21/06/2016

 Necesitas 10.000 horas para ser un maestro

Hace unos cuantos años me crucé con el audiolibro titulado Outliers de Malcom Gladwell. En español se ha traducido como Fueras de serie, y trata de por qué unas personas tienen éxito y otras no. Me llamó poderosamente la atención ya que confirmaba creencias que hemos adquirido intuitivamente y a través de la experiencia, al menos en mi caso. La regla principal se basaba en que hacían falta del orden de 10.000 horas de trabajo para convertirse en un maestro en alguna habilidad compleja: tocar el violín, el piano, pintar, esculpir... Obviamente no es algo para tomarse al pie de la letra, el esfuerzo necesario para cada persona no será el mismo.

A través del libro nos describría la historia de diferentes personas que encajaban en ese estereotipo. Estaba basado en los estudios de expertos, como el profesor de psicología Anders Ericsson. Si bien no existe un número mágico, el estudio de Ericsson lo que viene a mostrar es que adquirir un alto nivel requiere un gran esfuerzo.

A Gladwell le han respondido numerosos críticos, incluído el propio Ericsson. Pero no creo que sean 5.000 horas o 20.000, cambie realmente el fondo del asunto. No es lo mismo divulgación que ciencia y Gladwell y Ericsson juegan en ligas diferentes. Pero lo que recuerdo de su libro es la afirmación de que en 100 horas adquieres un buen nivel en muchas actividades, en 1.000 te conviertes en un experto y en 10.000 en un maestro. Esa es la razón por la que intuitivamente estoy de acuerdo con Gladwell. No tiene porque funcionar necesariamente para todas las personas, ni con el mismo número de horas o para cualquier actividad. Habrá cosas que nos resulten más fáciles, para las que estemos más dotados que para otras.

Para mí lo que tiene de increíble este planteamiento es que, con ganas, cualquiera puede lograr ser muy bueno en prácticamente cualquier reto que se plantee. Y eso sitúa a los simples seres humanos más cerca de los dioses.