¿Cómo cambiar tu vida?

Por Pilar, el 08/11/2017

¿Cómo cambiar tu vida?

Si piensas en cambiar tu vida que sepas que hay una buena y una mala noticia. La buena es que es posible, siempre da igual en qué punto te encuentres. La mala, que tienes que trabajar para conseguirlo, no hay trucos ni secretos, solo es cuestión de voluntad y de seguir unos pasos que te permitirán ponerte en marcha con resultados.

Cuida de tu cuerpo

Madruga. Más de una vez habrás pensado que es absurdo, que la jornada tiene las mismas horas. Cierto, pero ponerse en marcha antes que el mundo empiece a interferir en tu día, te da un margen de tiempo para ti solo, para hacer esas cosas que te encantan, pero que si dejas para luego nunca llegas a hacer. Lo que va por delante va por delante.

Cuida tu alimentación. Presta atención a la dieta, prueba a tomar una alimentación más saludable, dedica tiempo a planificar lo que comes y saca poco a poco esa comida rápida tan práctica pero tan poco saludable para tu organismo. Comer bien te ayudará a sentirte mejor, con energía física y emocional.

Haz deporte. En la medida de tus posibilidades y de tu condición física, busca una actividad. Caminar, hacer yoga o pilates son buenas opciones si no puedes ir al gimnasio. Sentirte en forma y a gusto con tu cuerpo repercutirá de forma positiva en tu estado de ánimo.

 

Cuida de tu alrededor

Limpia tu entorno.Tira todo lo que no gastas, lo viejo, pon orden en tus pertenencias. Deja solo aquello que te resulta útil, que te aporta energía y bienestar. Un espacio limpio, ordenado y sin trastos te evitará un estrés innecesario y te proporcionará mucha positividad.

Ordena tu cabeza. Piensa realmente si te apetece hacer todas esas cosas que te planteas a menudo. Si la respuesta es sí, haz todo lo necesario para conseguirlo, sin procrastinar absurdamente. Si no te apetecen, si están en tu lista sin saber porqué, deja de torturarte con ello, bórralas y deja ese hueco para algo que quieras hacer de verdad. 

Limpia tus relaciones. Si eres totalmente sincero, eres consciente de que hay gente a tu alrededor que no te aporta nada. También en el mundo virtual. ¿Para qué quieres tenerla cerca? Solo te quitarán tiempo y energía. Libera ese espacio y da oportunidad a personas que te aporten positivamente.


Cuida de tu mente y tus sueños

Planifica tus deseos. Escríbelos, leélos y piensa de manera honesta los que son de verdad y los que no. Parece fácil, pero no lo es, y te juegas focalizarte en un camino equivocado. Calcula también el tiempo que necesitas para trabajar, descansar, para ocio y para ti mismo. Comprueba al cabo de un tiempo si se ajusta a lo que habías planeado.

Planifica cada noche tu día siguiente. Primero para no olvidar nada importante y segundo porque aunque al final del día no se haya cumplido ni la mitad del horario, seguro que ha sido más productivo que si no hubieras programado nada.

Pasa tiempo contigo mismo. Necesitas tiempo de calidad y espacio para ti, alejado del ruido. Haz un hueco en tu día a día para tenerlo. En el mundo actual supone una desconexión de la información, de Internet y las Redes sociales.


Preparate para crecer y mejorar

Introduce cambios. Ya sabes, si quieres resultados diferentes, haz cosas diferentes. Cambiar de vida supone probar actitudes y actividades diferentes. Poco a poco o de forma radical, eso depende de ti, pero el cambio supone necesariamente otra forma de hacer las cosas.

Ponte a prueba. Es lo que se llama salir de la zona de confort. Es ir un poco más lejos, a un terreno en el que ya no estás tan seguro, donde no lo tienes todo controlado. Prueba a superar algún miedo, de esos que te bloquean y te impiden crecer. Házlo aunque sea con miedo, porque cuando lo superes habrás dado un enorme salto y estarás preparado para el siguiente desafio.