¿Sabes qué es la fobia social?

Por Pilar, el 26/05/2023

¿Sabes qué es la fobia social?

Aunque no lo creas, o a ti no te ocurra, hay personas a las que les produce ansiedad, manifestada con síntomas físicos incluso, actividades que a la mayoría de gente les resulta trivial. La fobia social, también conocida como trastorno de ansiedad social, es un trastorno mental caracterizado por un miedo intenso y persistente a situaciones sociales o de rendimiento en las cuales la persona se siente expuesta a la posible evaluación negativa de los demás. Las personas con fobia social experimentan un temor abrumador a ser juzgadas, humilladas o avergonzadas, lo que les dificulta participar en actividades sociales, hablar en público o con desconocidos.

Ese miedo a interactuar con otras personas les puede llevar a evitar cualquier actividad cotidiana en las que haya otros, como por ejemplo, comer en el comedor de la escuela o atravesar una sala. No se trata de situaciones puntuales que resulten estresantes cuando hay gente, sino de un miedo invencible a tratar con otras personas en situaciones habituales y cotidianas. Tampoco se incluye aquí la timidez, que es una inseguridad que tienen algunas personas ante situaciones novedosas, pero que acaban venciendo. Las personas con ansiedad social no tienen porqué ser tímidas, solo se colapsan en determinados momentos.

Las personas con fobia social casi siempre tienen síntomas de ansiedad, palpitaciones, sudoración, sequedad en la boca, problemas gastrointestinales, tensión muscular... En casos graves pueden llegar a tener ataques de pánico. Estos síntomas físicos agravan todavía más la ansiedad social, ya que el individuo es consciente de lo que ocurrirá si se ve obligado a pasar por esa situación, lo que hará todavía más costoso y duro ese momento. 

Se origina así un circulo vicioso porque esa ansiedad anticipatoria hace que la percepción de la situación a la que se enfrenta la persona sea más angustiosa y produce mayor ansiedad anticipatoria para la siguiente ocasión.

Es posible que para la mayoría de personas sea incomprensible ese miedo irracional a algo tan natural como tomar una bandeja y comer en una mesa con desconocidos, pero para las personas que tienen ansiedad social, es toda una tragedia que no controlan y que tratan de evitar a toda costa.

La fobia social puede manifestarse de diferentes formas y puede variar en intensidad de una persona a otra. Algunos de los síntomas y manifestaciones comunes de la fobia social incluyen:

  • Ansiedad anticipatoria: las personas con fobia social suelen experimentar un miedo intenso y anticipatorio antes de enfrentarse a una situación social. Suelen preocuparse excesivamente sobre cómo serán percibidas por los demás y temer los posibles escenarios negativos.
  • Evitación de situaciones sociales: para evitar la ansiedad y el malestar, las personas con fobia social tienden a evitar o limitar las situaciones que les generan miedo. Esto puede incluir eventos sociales, reuniones, presentaciones públicas o incluso conversaciones cotidianas.
  • Malestar extremo en situaciones sociales: cuando se enfrentan a situaciones sociales temidas, las personas con fobia social experimentan síntomas físicos de ansiedad, como rubor facial, sudoración excesiva, temblores, taquicardia, dificultad para respirar o náuseas, incluso una intensa angustia emocional.
  • Preocupación por el juicio de los demás: las personas con fobia social suelen estar muy preocupadas por lo que los demás puedan pensar de ellas. Temen ser juzgadas, ridiculizadas o humilladas, lo que genera una baja autoestima y una constante sensación de vergüenza.
  • Dificultades en las relaciones sociales: la fobia social puede interferir en la capacidad de establecer y mantener relaciones interpersonales. Las personas afectadas manifiestan dificultades para hacer amigos, expresar sus opiniones o sentirse cómodas en interacciones sociales.

Entre un 8% y un 15% de la población padece ansiedad social, siendo la incidencia mayor en las mujeres que en los hombres. Este problema normalmente aparece en la adolescencia, pero son muchas personas las que no lo solucionan y lo arrastran durante toda su vida. 

¿Se puede tratar el trastorno de ansiedad social?

El objetivo del tratamiento de este trastorno es ayudar a que las personas se desempeñen de forma eficaz en situaciones sociales sin sentir ansiedad.

Se utilizan la psicoterapia y la medicación, en ocasiones ambos a la vez, para ser más efectivos. Si no es un caso muy grave y la persona es capaz de controlar su miedo, puede ser suficiente afrontar las situaciones para ir perdiendo el miedo y la ansiedad.

Es importante tener en cuenta que la fobia social puede ser debilitante y afectar significativamente la calidad de vida de quienes la experimentan. Si sospechas que es tu caso o el de alguien cercano, busca ayuda profesional, para tener un diagnóstico adecuado y el tratamiento y apoyo adecuados.

Imagen: Scott Warman en Unsplash